jueves, 12 de febrero de 2015

1985 - BORNEO

El Camel Trophy 1985, en su sexta edición llevó a los participantes hasta la segunda mayor isla del mundo, Borneo . Fue la edición que mayor número de equipos acogio hasta el momento, 16 equipos de 8 paises diferentes, incluyendo 3 nuevos participantes: Japon, Brasil y las islas Canarias. La mayor parte de la superficie de Borneo, que con sus 736.000 km2 constituye una de las islas más grandes del planeta, está cubierta por una selva densa y exuberante, formada por numerosos árboles de apreciable madera, tales como el sándalo y el alconforero, y una abigarrada vegetación. La isla está dividida en dos partes principales: la mayor, conocida con el nombre de Kalimantan, pertenece a Indonesia y se extiende por el centro, este y sur del territorio; la parte oeste pertenece a la República de Malasia, mientras que hacia el norte se en encuentra el joven país de Brunei, independiente del protectorado Británico desde febrero de 1985.
Como es habitual en todas las ediciones del Camel Trophy, entre los expedicionarios que se reunieron para iniciar la prueba en Balikpapan, localidad situada al este de la isla, había gentes de las más diversas procedencias y profesiones, desde un visitador de farmacias florentino hasta el propietario de una pizzería en Rio de Janeiro, un piloto holandés de aviones F-16 o un pianista de Japón. Un variado grupo humano, en suma dispuesto a compartir durante unos días su pasión por la aventura.
 

La organización había previsto 1600 km, que es el objetivo a cumplir en todas las ediciones, entre Samarinda en la costa este de Indonesia y haciendo una ruta circular en sentido inverso a las agujas del reloj acabo en la antigua ciudad portuaria de Balikpapan., ¿Porque hacerlo simple cuando se puede hacer complicado. Esto es sin ninguna duda lo que pensaban la organización del Camel. Se eligio la estación de lluvias para atravesar Borneo. Hasta tal punto fue complicada la ruta que a los Land Rover utilizados este año se les denomino “Submarinos amarillos”
  
Al contrario de lo que sucediera en la cita celebrada dos años antes en Zaire, el recorrido inicialmente previsto por los organizadores tuvo que ser ostensiblemente acortado. La lluvia, de nuevo volvió a ser un tremendo obstáculo a vencer durante la prueba, Y es que a causa de las lluvias torrenciales caídas sobre la isla de Borneo pocos días antes del comienzo de la prueba, los cauces de algunos ríos que en los viajes exploratorios previos se habían considerado fácilmente vadeables tenían ahora, en algunos casos más de seis metros de profundidad y producían peligrosas y rápidas crecidas en los ríos . Y del mismo modo, los caminos por los que debería transcurrir el convoy se encontraban completamente infranqueables, de ahí que fuera necesario rehacer los itinerarios y prescindir de algunas de las etapas programadas. El trazado previsto tuvo que ser modificado sobre la marcha en sus últimas etapas. Las dificultades del terreno, del que en muchos casos había desaparecido todo vestigio de camino, endentecieron notablemente la marcha del convoy. La progresión fue incluso más lenta a través de las montañas de las regiones con jungla,, del este de Kalimantan, algunas veces reduciendo la velocidad del convoy a 2 o 3 kilometros diarios.
 
En consonancia con la lujuriante vegetación, Borneo es un territorio propicio al desarrollo de una variada fauna, en la que destacan diversos tipos de orangutanes (precisamente el termino orangutan, de origen malayo, significa literalmente <<hombre de la selva>>) y una gran variedad de serpientes, como la pitón y la cobra, aunque la más destacable por su rareza es la llamada <<serpiente voladora>>, un ofidio que , al descender de los árboles, ensancha su cuerpo y llega hasta el suelo planeando.

Pero lo que realmente hizo insoportable la estancia de los expedicionarios en la selva de Borneo, fue otro tipo de fauna que parecía dispuesta a compensar su poquedad corporal con una intensa exhibición de sus habilidades punzantes: los insectos. Porque a las nubes de mosquitos, chinches y avispas que constantemente merodearon en torno a la caravana, hubo que añadir la insufrible presencia de las <<hormigas de fuego>>, cuyas mordeduras son extremadamente dolorosas. Menos mal que los aguijoneados viajeros pudieron contrarrestar sus molestias epidérmicas con los gozos de la vista, ya que ante ellos se extendía una flora de matices indescriptibles por entre la que revoloteaban algunos ejemplares de la Ornithoptera brookeana, a juicio de los entomólogos, la mariposa más bella de la creación.

De todas formas, la selva de Borneo fue muy difícil de traspasar, y tan solo pudieron recorrerse 400 kilometros durante los quince días que duro la prueba. Todo un record de paciencia en la historia del Camel Trophy. Y eso que en las últimas etapas los conductores permanecían hasta las cuatro de la madrugada al frente de sus vehículos y la marcha volvía a iniciarse tan solo tres horas después. No obstante, la meta de Samarinda quedaba aun muy lejos, y los responsables de la prueba optaron por variar el recorrido de las últimas jornadas y trazar una ruta de retorno a Balikpapan. Quedó claro, por tanto, que el adjetivo <<impenetrable>> aplicado a este rincón del planeta es algo más que un tópico.


Durante la prueba y habida cuenta de las inmejorables condiciones que el escenario ofrecía para ello, se ensayaron nuevos métodos, basados en el empleo de balsas neumáticas, para vadear ríos cuando es evidente que los automóviles no pueden hacerlo por si mismos. 

Los resultados de la experiencia habrían de ser convenientemente aprovechados en la edición celebrada al año siguiente en territorio australiano.

Todo el convoy fue engullido por una pista inundada de barro, pista por la que solo consiguieron avanzar 300 m en 24 horas.
Para salvar el total bloqueo terrestre a que se encontraba sometida la expedición, hubo que buscar una salida aérea. De esta forma, un potente helicóptero Sicorsky, fue trasladando a la totalidad de los Land Rover 90 que formaban el convoy suspendidos dentro de una red sobre el impresionante paisaje de la isla a través de millas de bosque inundado, donde sin ninguna duda, de no ser por esta ayuda, habrían permanecido allí hasta la siguiente estación seca.
  En medio de numerosas dificultades fueron desarrollándose las nueve pruebas especiales que servirían para determinar el ganador del trofeo. Los equipos italianos partían como claros favoritos, habida cuenta del excelente papel que los representantes de este país habían desempeñado en anteriores ediciones. Pero lo cierto es que defraudaron o, simplemente tuvieron que ceder ante la mejor actuación de uno de los equipos alemanes formado por Heinz Tallin y Bernd Strohdach, que consiguió alzarse con el triunfo, seguido por un equipo japonés. 

El otro elemento significativo, por primera vez introducido durante Borneo 85, fue la inclusión del trofeo al Espíritu de equipo, otorgado al equipo, el cual según la opinión y juicio del resto de equipos participantes, reflejase el compañerismo y camaradería de la prueba. El trofeo <<Espíritu de equipo Camel Trophy>>, fue a parar a manos de los equipos brasileños, en concreto a los simpáticos participantes brasileños, Carlos Probst y Tito Rosenberg, fundamentalmente por el valor y la capacidad de entrega demostradas, ya que sus integrantes fueron capaces de continuar en la prueba después de sufrir un aparatoso accidente en el que se precipitaron con su vehículo por un barranco de diez metros. Fue una edición donde los vuelcos fueron numerosos. Los primeros fueron los suizos que salieron disparados de una rodera, seguidos por los alemanes en las mismas circustancias. Otros 3 Land Rover corrieron la misma suerte durante las 24 horas siguientes. Todo un record para batir, 6 vuelcos y 18 metros de caida del vehículo del equipo italiano. 

La segunda posición en este trofeo la ocuparon los representantes canarios. Entre sus meritos, destacó el hecho de que cambiaran el embrague de su vehículo en un tiempo record y el ser los primeros en vadear un río de gran anchura, después de que otros cinco equipos lo hubieran intentado sin éxito.

Video resumen en Inglés:
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario